¿Presumimos de ser una Iglesia bíblica? | Luis Rodas | Casa de Oración Missio

por Luis Rodas


Hoy vi algo en internet que me hizo reflexionar. En una página decía: "Si buscas una Iglesia bíblica en… (cierta ciudad)… escríbenos a… (un correo)".

Y me gustaría decir algo al respecto:

Hermanos:
Por favor no olvidemos que para considerarnos una Iglesia bíblica, NO basta con cantar canciones con letras correctas, hacer oraciones con palabras correctas y que nuestras predicaciones contengan doctrinas correctas.
Por supuesto debe incluir todo esto.

¡Pero una Iglesia bíblica NO ES SOLO ESO!

Una Iglesia bíblica no mira a otros como aquel fariseo que decía: "Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres" (Lucas 18:11). La arrogancia y soberbia por conocer tal o cual doctrina quedan postradas ante dos preguntas: "¿qué tienes que no hayas recibido?. Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías como si no lo hubieras recibido?" (1 Corintios 4:7).

Manifiesta su necesidad
Una Iglesia bíblica no solo NO se jacta de lo maravillosa que es, sino que vive en sed continua de Dios. En cada reunión hay un corazón quebrantado que clama a su Sustentador que la haga lo que debe ser.

"Hambre y sed de justicia" (Mateo 5:6) es una de sus características.

Advierte sobre las falsas doctrinas y los falsos maestros, pero sin dejar de manifestar a Dios una continua necesidad de ser ella misma, limpiada, corregida, transformada a la imagen de aquel que la creó.

"Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía" (Salmo 42:1).

De lo contrario podrá decir entre cantos, oraciones y sermones, cosas muy correctas, pero no deja de ser igual a aquella que decía: "Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad". Y a la cual Jesús respondió: "No sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo" (Apocalipsis 3:16).

Reuniones con palabras correctas pueden ser simplemente fruto de haber leído algunos libros correctos, ver los vídeos correctos o ir al seminario correcto. Cuantos jóvenes hoy en día creen llevarse el mundo por delante porque leyeron no se qué libro o vieron todos los vídeos en Youtube de no se qué predicador, y aunque jamás pastorearon y ni aun predicaron un sermón, ya imaginan ser los depositarios únicos de la gracia divina.

¡Que Dios tenga misericordia de nosotros y nos haga reconocer la necesidad imperiosa de que no hay "hombre de Dios" sin "disciplina" de Dios (Hebreos 12:5-11)!

¡Que sin humildad, dependencia, quebrantamiento, sed y pasión por Dios, provenientes del Espíritu de Dios y del tratamiento muchas veces doloroso del Señor, no tenemos nada!

Correctos pero muertos
Jesús dijo de los escribas y fariseos que enseñaban la ley de Moisés: "Todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo" (Mateo 23:1-4).

Su enseñanza era correcta, pero el problema de fondo era terrible: "Sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera a la verdad se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia" (Mateo 23:27).

Para promocionarnos como una Iglesia bíblica NO basta con enseñar la Biblia, entonces.

Vuelvo a decirlo: Por supuesto que debemos enseñar la Biblia. Pero ser una "Iglesia bíblica" NO ES SOLO ESO.

Muchas veces he visto congregaciones que se dividen porque algunos congregantes ven al pastor hacer su trabajo y piensan: "Yo puedo hacer lo mismo que él. Yo también puedo enseñar la Biblia. Y hasta tal vez mejor". Ellos ven al pastor de la Iglesia y piensan: "Ja… ¿Eso es todo?. Yo también puedo hacer eso". Sin saber, en su inmadurez, que pastorear NO es solo explicar unos cuantos versículos bíblicos por reunión. ¡NO hermanos!

El primer requisito es ser llamado a esa tarea.

Luego por supuesto debes prepararte para esa tarea. Pero paralelamente está la formación de Dios y la búsqueda incesante. El verdadero pastor es una obra de Dios. Esta es la razón por la que alguien que NO fue llamado a ser pastor o que aun no es el tiempo de que lo sea, puede imitar las predicaciones de otro, hablar con el mismo tono, copiar cada milímetro, pero todos se dan cuenta que NO es lo mismo.

Y en otros casos, el pastor fue llamado por Dios y su servicio está en el tiempo de Dios, pero simplemente se ha descuidado y la congregación que pastorea puede estar llena de palabras correctas pero su tibieza desborda por todos lados. Cada predicación, cada canción, cada conversación, recuerda a las palabras de Jesús a la Iglesia de Laodicea: "eres tibio, y no frío ni caliente" (Apocalipsis 3:16).

Un amor mayor que al dinero
Una Iglesia bíblica posee más amor entre hermanos que el amor a sus posesiones. En Hechos 2:44,45 y 4:32-37 encontramos que los cristianos compartían de tal manera sus posesiones que "no había entre ellos ningún necesitado".

Por supuesto NO hablo de que todos los cristianos deben vivir en comunidad y compartir sus bienes. ¡NO! Pero sí digo que ¿cómo podemos hablar de una Iglesia bíblica si no cumplimos 1 Juan 3:17,18?:

"Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad".

Poder en la predicación
Una Iglesia bíblica predica y la Palabra traspasa poderosamente los corazones por el poder del Espíritu Santo.

Esto es lo que pasó cuando Pedro predicó en Pentecostés: "Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos?" (Hechos 2:37).

“La palabra griega ‘compungieron’", según John MacArthur, "significa ‘traspasar’ o ‘atravesar’ y designa algo repentino e inesperado. En un estado de congoja y profunda convicción espiritual, quedaron atónitos ante la denuncia de Pedro que los responsabilizaba de haber asesinado a su Mesías” (“Biblia de Estudio MacArthur”. Pag. 1486).

Como dijo Charles Spurgeon: “Necesitamos una obra del Espíritu Santo de carácter sobrenatural, poniendo poder en la predicación de la Palabra de Dios, inspirando a todos los creyentes con fuerza celestial, y afectando solemnemente a los apáticos, entonces se volverán a Dios y vivirán. No deseamos el vino de las emociones carnales, sino la llenura del Espíritu. Anhelamos el fuego descendiendo del cielo en respuesta de las fervientes oraciones de los justos.

¿No podemos pedirle al Señor que desnude Su santo brazo ante los ojos de toda la gente en está época de decadencia y vanidad?” (Sermón “La clase de avivamiento que necesitamos”).

Temor reverente
Una Iglesia bíblica está llena de temor reverente de Dios como lo estaba la Iglesia de Hechos 2:43: "Y sobrevino temor a toda persona".

William MacDonald escribió sobre esto en su "Comentario Bíblico": “El gran poder del Espíritu Santo era tan evidente que los corazones estaban acallados y sometidos” (Pag. 714). Y William Hendriksen agrega: “Un sentido de temor reverente llenó los corazones de los creyentes porque experimentaban la cercanía de Dios en medio de ellos.” (Pag. 87).

ERA DIOS HACIENDO LA OBRA QUE SOLO EL PUEDE HACER. Dios asombrando y convirtiendo.

Crece en el carácter de Cristo
Una Iglesia bíblica vive diariamente bajo los efectos de la obra llena de gracia de salvación reflejada en los 3 primeros capítulos de Efesios. Y como resultado directo manifiesta lo que Pablo dice a continuación: "con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor" (Efesios 4:2).

Son conscientes de que todo fue, es y será por gracia, y por lo tanto soportan con gracia las debilidades de los demás.

Vida
A una Iglesia bíblica no le basta cumplir con su rutina, tradiciones y obligaciones eclesiales. ¡NO! Ella manifiesta VIDA por donde va. Ella resplandece "como luminares en el mundo" (Filipenses 2:15).

Oración con más que solo palabras correctas
Una Iglesia bíblica ora fervientemente como Epafras que estaba "siempre rogando encarecidamente" por los hermanos en Colosas (Colosenses 4:12).

La palabra en griego que la Reina-Valera 1960 traduce como “encarecidamente” (“agonízomai”), es un derivado de “agonizar”. La "Nueva Traducción Viviente" traduce: “siempre ora con fervor por ustedes”. Y la versión Peshitta: “siempre está trabajando por ustedes en oración”. Y esto coincide con 2 Timoteo 4:7 que usa la misma raíz de la palabra “agonízomai” y dice “he peleado la buena batalla”. Epafras luchaba fervorosamente en oración por sus hermanos. Mientras nosotros, muchas veces, estamos más pendientes de decir cada palabra correcta en oración que de clamar fervorosa y agonizantemente a Dios.

Viviendo para la gloria de Dios
Una Iglesia bíblica no solo se llena la boca diciendo: "Soli Deo Gloria" ("Solo a Dios la gloria") pero después vive una vida para sí mismo. Sino que busca vivir cada milímetro de su existencia para la gloria de Dios.

¿Cual es nuestra pasión?
Una Iglesia bíblica NO vive años hablando y hablando todo el tiempo sin parar sobre la predestinación (sea cual sea el punto que defienda al respecto). ¡NO!

Expondrá su fe, pero SU PASIÓN SERÁ CRISTO y no una doctrina, por útil que sea.

Habiendo tantas doctrinas útiles, tantas enseñanzas necesarias, tantas exhortaciones, reprensiones y consolaciones que todos necesitamos escuchar, ¿qué es lo que nos hace concentrarnos desmedidamente en solo una? ¿Tal vez el orgullo? ¿Puede suceder que amemos más el estudio de la doctrina que al mismo Cristo?

Jesús dijo de ciertos judíos: "Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí" (Juan 5:39).

El Espíritu Santo
Una Iglesia bíblica se "acrecienta fortalecida en el Espíritu Santo" (Hechos 9:31).
Debo reconocer que por la cantidad de veces que oí a personas pedirle al Espíritu Santo o que vi cometer excesos en su nombre, la sola mención del Espíritu Santo, en mi caso, no está libre de los malos recuerdos.

Pero como escribió F.B. Meyer: “Nada puede compensar a la Iglesia, o al cristiano individual, la ausencia del Espíritu Santo. Lo que es el flujo de agua a la rueda de molino, es el Espíritu Santo a la Iglesia. Lo que el principio de vida es al cuerpo es el Espíritu Santo al individuo. Estaremos impotentes y avergonzados ante la presencia de nuestras dificultades y enemigos hasta que aprendamos lo que él puede ser, como una poderosa marea de amor y poder en los corazones de los santos” (“El secreto de la dirección divina”).

Conclusión
Y seguramente a ustedes Dios les mostrará más aspectos de lo que significa ser una Iglesia bíblica. Pero yo, ya con estos quedo humillado y rogando ser parte de una Iglesia bíblica.


Publicado orginalmente en el blog Cristianismo Radical

Nota: Luis Rodas hace una aclaración en su artículo original que a continuación transcribo:
Antes de comenzar este artículo quiero aclarar algo: Cuando estaba terminando de escribir esto que van a leer, me acordé que conozco una congregación en la ciudad donde estamos trabajando que le pusieron por nombre "Iglesia Bíblica". La verdad es que NO pensé en absoluto en ellos al hacer este artículo. Es más NO tengo ni idea qué están haciendo ni dejando de hacer. Si tuviera algo que decirles, se los diría a ellos personalmente.


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Todos los logotipos, marcas y avisos comerciales son propiedad de sus respectivos dueños. La información de los derechos de esta obra está en este aviso.

Imagen original de fondo: Museum Wales